miércoles, 29 de septiembre de 2010

"Un mozito viejo" de Tom Ford ...

En mi pueblo se utiliza la expresión "mozito viejo" para referirse a aquellos hombres que se quedan solteros, ya sea porque nadie en ellos ve eso de la belleza interior (que digo yo que es un poco falso, que Bella se enamoró de Bestia pero al final se le transformó en un príncipe con un buen polvo, otro gallo cantaría si se hubiera quedado como un monstruo peludo) o porque son gays que no quieren moverse de un pueblo donde difícilmente encontarán el amor, por lo que se quedan para vestir santos. Es decir, que "Un mozito viejo" sería la traducción gaditana de la primera película del diseñador Tom Ford, "Un hombre soltero".

La primera vez que vi el tráiler de esta película, no supe muy bien qué pensar. El resultado estético prometía ser fascinante pero vacío, una de esas experiencias que te entran por los ojos pero de la que acabas harto a los quince minutos porque no tienen nada que contarte. Que burro soy y que equivocado estoy a veces, porque "Un hombre soltero" es visualmente impresionante pero a la vez ofrece un retrato despiadado y lleno de matices de la sociedad norteamericana que, siendo sinceros, no ha cambiado casi nada desde los años sesenta en los que transcurre la acción de la película.

"Un hombre soltero" nos sumerge en las 24 horas de un día, en apariencia anodido pero que se irá convirtiendo en un punto de inflexión sin retorno, en la vida de George Falconer (Colin Firth en uno de los papeles de su vida), profesor universitario que vive destrozado tras la muerte de su amante. La familia del fallecido hace como si George no existiera; su mejor amiga (una inmensa Julianne Moore haciendo una especie de remake de su mítico papel en "Boogie Nights") intenta animarle pero su vida es todavía más patética que la de él; y un alumno, que casi parece un efebo suplicando ser sodomizado mientras ve dibujos animados por la tele, le demuestra que está más que dispuesto a dejarse educar por George en todos los aspectos de la vida. Y por si todo esto fuera poco, George decide que ese día se suicidará ... pero nada sucede como está previsto.

Era obvio que alguien que vive de la imagen, como Tom Ford, iba a convertir su primera película en un festín para los ojos. Y así ha sido, no hay plano en "Un hombre soltero" que no sea impecable, que no esté pensado hasta el más mínimo detalle, que no hable de los personajes tanto o más como lo hacen los actores. Pero el señor Ford también consigue dotar a su película de una humanidad y de una sinceridad aplastantes, siendo consciente en todo momento de que sus personajes rozan el patetismo pero sin entrar a juzgarlos en ningún momento, los respeta y deja que den rienda suelta a sus frustraciones, a sus miedos, a sus deseos y la represión en la que viven. Porque el tema gay queda reflejado a la perfección en ese barrio de casas inmaculadas y vecinos sonrientes donde nadie habla de la homosexualidad de George porque lo que tienen que hacer es fingir que eso no existe.

Pero si algo destaca en "Un hombre soltero" son los actores, todos ellos pluscaumperfectos. Colin Firth dota de masculinidad y vulnerabilidad a un George que se ve incapaz de seguir adelante con una vida en la que tiene que hacer como si nada hubiera pasado después de la muerte de su novio; Julianne Moore se hace dueña y señora de la película durante los pocos minutos que sale en pantalla como la amiga borracha y frustrada del protagonista, auténtico antecedente de las "mariliendres" actuales; Matthew Goode está fascinante como el novio muerto de George, y Nicholas Hoult aporta una carnalidad y una sexualidad abrumadoras al personaje del estudiante enamorado de su profesor.

Y si algo me llegó de "Un hombre soltero" fue el tremendo erotismo que desprende la película desde que empieza hasta que acaba, a pesar de que no se muestra ninguna relación sexual y los desnudos se cuentan con los dedos de una mano. Pero las propias imágenes, y las interpretaciones de todo el reparto, desprenden sexo con sólo una imagen o una mirada ... y eso añade un plus de interés a una película que parece mentira que haya sido dirgida por un director debutante, que encima no tenía nada que ver con el mundo del cine. Porque "Un hombre soltero" es una obra increíblemente madura que habla del amor y de las segundas oportunidades ... pero sobre todo de la libertad con la que cada uno tenemos que vivir nuestra vida.

Os dejo con una de sus secuencias:




5 comentarios:

  1. Me llamó la atención, aparte de la extraordinaria calidad de las interpretaciones y del exquisito gusto estético, a los que tú ya haces referencia, un detalle banal, pero que a mi parecer deja entrever el oficio de Ford ¿te has fijado en la nitidez con la que se enfocan los tejidos, las telas que conforman el vestuario de los actores?

    Es una película elegante, en todos los sentidos que este adjetivo pueda tener.

    (Bueno, y como traductor, te diré que la equivalencia "a single man= un mocito viejo" me encanta :P)

    ResponderEliminar
  2. A mi no es que me disgustara pero había veces que me aburría tanto plano gratuito de ojos y demás.. de todas formas escribí en mi blog sobre ella cuando la ví!! por si quieres pasarte:
    http://gargonsrevenge.blogspot.com/2010/04/un-hombre-soltero-tom-ford-2009.html

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que no hayas nombrado lo único que nombran de esta película: al Kortajarena que ya cansa...

    El uso de la luz en esta película!! Increíble. Simplemente no me creo que esta película la haya hecho un debutante. Me huele a que hay negros detrás.

    ResponderEliminar
  4. Perfecta combinación de lo visualmente hermosísimo con el guión delicado y lleno de hondura de una historia de soledad y pérdida. Adoro esta peli. Me encantó.

    ResponderEliminar
  5. La sigo teniendo pendiente... y eso que su reparto me llama a voces para que la vea.

    ResponderEliminar