martes, 21 de septiembre de 2010

Yossi, Jagger y sus juegos amorosos en la nieve

Yossi y Jagger, dirigida por Eytan Fox, se estrenó un par de años antes que Brokeback mountain pero alcanzó cierta fama a raíz de que la película de Ang Lee pareciera que hubiera inventado las historias de amor prohibidas entre hombres. En cierta manera ambas comparten un mismo punto de partida: dos hombres que se enamoran en un entorno terriblemente hostil y que tienen que mantener su relación en secreto, más por decisión de uno de ellos que por la del otro. Uno es la masculinidad en persona mientras que otro es alguien delicado, vulnerable y mucho más femenino. Y si rizamos el rizo, incluso podemos decir que el campo es en ambas películas el testigo de las andanzas sexuales de los protagonistas. Pero aquí acaban las semejanzas porque, si Ang Lee convertía Brokeback mountain en un poderosísimo drama sobre el amor y la pérdida, Eytan Fox roza peligrosamente la cursilería y la sobredosis de azúcar con Yossi y Jagger.

Pondré un ejemplo en una de sus secuencias más célebres que es la que da imagen al póster de la película. Yossi y Jagger, dos oficiales israelíes destinados en una base cercana a la frontera israelí-libanesa, se han enamorado y aprovechan cualquier momento para poder hacer aquello que tienen que mantener oculto a los ojos de sus compañeros. Durante un entrenamiento, ambos se las apañan para quedarse solos y perderse en mitad de un bosque nevado. Yossi y Jagger empiezan a tirarse bolas de nieve, a abrirse el uniforme y jugar con el hielo sobre su pecho desnudo, a darse el lote mientras oyen y cantan canciones de una diva, a comportarse como dos quinceaños lectores de la Súper Pop y un etcétera de demostraciones del amor en su vertiente más pastelosa. Están ellos a lo suyo cuando un conejo se les aparece en plan aparición mariana (no haré bromas sobre porqué es un conejo y no otro animal) y el pobre Jagger lo admira como si fuera Gloria Gaynor la que se le hubiera plantado ante sus narices. Todo muy naif, muy ingenuo, demasiado pasteloso ... podéis comprobarlo vosotros mismos:



Sé que Yossi y Jagger se ha convertido en una película de culto pero a mí me sigue parecido una excelente idea de partida, una historia de amor gay situada en un lugar tan peligroso para los homosexuales como Israel, que al director se le acaba yendo de las manos por culpa de un tono demasiado amable, y excesivamente condescendiente, que no pega para nada con el drama que se supone deben estar viviendo dos hombres que ven imposible el poder estar juntos.

Pero tengo que admitir que la película consigue redimirse gracias a unos portentosos diez minutos finales en los que el director logra dejar al espectador ojiplático y con un nudo en la garganta. Y es que cuando se deja de mariconadas, rollo el conejo mariano, Eytan Fox sabe cómo manejar la desesperación de un amor perdido para siempre y golpear al respetable en la cara sin ningún tipo de miramientos. Una auténtica pena que el resto de la película no se atreva a ser igual de valiente ...





4 comentarios:

  1. Ay, pues no sé, a mí sí me convenció. No recuerdo haber pensado que era pastelosa y, si lo es, en aquel momento me cuajó igualmente. Estoy de acuerdo en que los diez minutos finales son fabulosos (anda que no lloré a moco tendido ni nada...).

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, a mi es una película que me encanta!!
    Llámame cursi, pasteloso o lo que quieras pero esa escena me parece preciosísima. Yo creo que los personajes son realmente felices y por eso se nos muestra todo tan chupi guay sin recaer en el drama excesivo hasta el final de la peli... todavía recuerdo el día que la vi por primera vez lo muchísimo que odié a la chica que estaba enamorada de Yossi que le decía a la madre que ella era la novia mientras Jagger tenía que callarse!!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con mis compis. Esta peli está genial, no me parece tan cursi, yo creo que todos hemos vivido momentos así, hasta lo del conejo...

    Es una peli pequeña, no es que no sea valiente, es que no quiere ser profunda, sólo es algo que pasó, por eso toda la carga dramática está al final del todo.

    ResponderEliminar
  4. así que yo soy la voz discordante ... :)

    Mira que le tenía ganas a la película, me la perdí en el cine y me la compré en DVD en cuanto salió, porque presuponía que me iba a tocar la fibra y que era un tipo de cine muy del que me gusta, del que algún día me gustaría hacer. Y mira que le he dado oportunidades y visionados pero me sigue pareciendo una película fallida, interesante en sus planteamientos y espléndida en su final, pero que camina por terrenos demasiado pantanosos ... y lo del conejo no puedo evitarlo, cada vez que lo vuelvo a ver me descojono de la risa.

    Pero me alegra que estemos en desacuerdo sino que aburrido sería esto ¿no?

    ResponderEliminar